Cafetera de vacío

Escrito por el 11 junio, 2012 en Noticias | 0 comentarios

Queremos estrenar el blog con una serie de artículos sobre cafeteras y maneras de preparar el café, que actualmente no son muy conocidas.

Madame Vassieux Ballon de Verre

Balón de Cristal de Madame Vassieux diseño patentado en Francia en 1841

En esta ocasión le toca a la cafetera de vacío, también conocida como de sifón. La cafetera de vacío fue desarrollada durante las primeras décadas del siglo XIX, durante un proceso de continua mejoría de los métodos y las tecnologías aplicadas a la preparación del café.

Las primeras cafeteras de vacío aparecieron en Alemania, popularizándose rápidamente y surgiendo múltiples patentes, tanto en Alemania, Francia e Inglaterra, sobre variaciones del mismo diseño básico. La calidad del vidrio de la época las hacía especialmente frágiles, y algo peligrosas, ya que los cambios de temperatura y la presión del vapor podían hacer literalmente explotar la cafetera. A pesar de ello su espectacularidad, unido a un filtrado casi perfecto la hicieron muy popular en la época.

Para solucionar este inconveniente, a finales de siglo el recipiente de vidrio donde se calentaba el agua, se fue sustituyendo poco a poco por un vaso de material cerámico, mucho más resistente pero algo menos espectacular ya que se perdía la transparencia del vaso de cristal.

Desde principios del siglo XX utiliza vidrio borosilicatado (Pirex) para la fabricación de los vasos, lo que las hace mucho más resistentes a los cambios de temperatura y a la presión.

Su funcionamiento es relativamente sencillo. El sistema consta de dos vasos comunicados, en el inferior se coloca el agua y en el superior el café molido.

Cafetera de Vacío

Cafetera de Vacío

Se aplica una fuente de calor al vaso inferior, generalmente un mechero de alcohol o un hornillo eléctrico. Aunque como veremos más adelante también existen instalaciones con hornillos de gas.

Al calentarse el agua produce vapor, a la vez que calienta el gas (aire en este caso) que ha quedado atrapado dentro del vaso. Al calentarse, éste se expande empujando el agua hacia el vaso superior. Lo bueno de este sistema es que el agua no llega a hervir (similar al sistema de las cafeteras italianas) por lo que la infusión se obtiene con una temperatura idónea.

Una vez en el vaso de arriba el agua, se espera unos segundos, se remueve con una cuchara, y se retira la fuente de calor inferior. Al enfriarse el gas del vaso inferior, este se contrae forzando al café a pasar por un filtro, y depositándose en el vaso donde al principio teníamos el agua.

La pega de este sistema es la velocidad, se tardan unos 7 u 8 minutos en preparar el café. Sin embargo su espectacularidad, y su café aromático, complejo y libre de impurezas compensan estos inconvenientes.

Para finalizar os pongo un vídeo de una cafetería japonesa donde dan servicio con esta clase de cafeteras.

Tenéis muchísimos datos sobre las cafeteras de vacío (en inglés) en esta web: baharris.org/coffee/VacuumCoffeePots.htm.

Si tienes dudas o quieres comentarnos algo, ¡utiliza los comentarios o envíanos un correo!

Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *